POSTBODA EN LAS ISLAS AZORES // Miguel + Silvia

Siempre al empezar un post le damos muchas vueltas porque os queremos contar que sentimos y como han sido los días de la boda o prebodas de las parejas a las que les hacemos las fotos, pero esta vez os queremos contar otra cosa. Desde nuestro foro más interno, queremos deciros lo realmente felices que nos hace lo que hacemos.

Esta profesión a la que nos dedicamos es muy halagada y soñada por muchos, evidentemente no todo es bueno y como en todo lo que se hace en lo que pones el corazón, la ilusión, tu tiempo e incluso bastante dinero, muchas veces se pasan malos momentos, pero ésto es apenas un atisbe de lo que nos hace sentir este trabajo.

No podríamos contar las veces en las que hemos llorado en las ceremonias de nuestras parejas, probablemente en todas, no podemos contar tampoco las veces en las que nos hemos partido de la risa por los momentos vividos con ellos, antes, durante y después, no podríamos cuantificar en números lo muy felices que somos y lo tan agradecidas que nos sentimos.

Pero hay algo que sí podemos contar, y son los nuevos amigos que tenemos en nuestras vidas, esos que han llegado para llenarnos el corazón y hacernos inmensamente felices, que nos han hecho darle otro significado a ésto. Claro que estamos y queremos estar para recoger los mejores momentos de vuestras vidas, además con todo el sentimiento posible, sin perdernos los mejores detalles, o los momentos más emotivos, tanto en risas como en lágrimas, pero gracias a parejas como Miguel y Silvia, hemos comprobado que hacerle fotos a personas a las que quieres es siempre absolutamente mucho más bonito.

No los queremos, no son nuestros amigos, los adoramos, y ahora ellos dos más un caramelito (miniSilvi) que han traído al mundo son nuestra nueva familia. De verdad os decimos que cuando empezamos jamás habíamos imaginado algo así, nuestra felicidad tienen nombre, y es el de personas tan bonitas como ellos. Gracias de verdad, por hacer nuestros sueños realidad y por tanto!

Y ahora sí, porque ellos son especiales, su postboda también tenia que serlo. Nos fuimos a uno de los lugares más bonitos que hemos conocer, Ponta Delgada, una de las islas de Las Azores, allí vivimos un viaje inolvidable, por lo que pasó delante de cámara y por lo de detrás(secretos de alcoba).

No queremos contaros más, preferimos que hablen las imágenes.

 

Cerrar Menú