“Con una sola imagen encontramos el medio de expresar nuestros sentimientos mejor que con millones de palabras.”

Somos Cristina y Rocío, videógrafa y fotógrafa de bodas con sede en España. Nos descubrimos en medio de un desierto en el que fuimos un gran oasis, y desde entonces disfrutamos de nuestra particular manera de ver la vida. Somos felices cuando subimos al pico más alto de una montaña mientras la brisa roza nuestras pieles, cuando respiramos el aire limpio de un bosque de pinos y cuando bebemos café mirando al mar. Desde que tomamos el mismo rumbo, compartimos la alegría, el amor, la felicidad e incluso el dolor. Experimentamos aventuras, millones de viajes, reímos hasta casi volvernos locas y lloramos juntas. 

Para nosotras la fotografía es algo más que vida y recuerdos eternos, en ella proyectamos nuestros deseos, nuestros pensamientos y sentimientos cuando no encontramos las palabras con las que poder expresarnos. Creamos un lenguaje imaginario que nos conecta a través de una sola imagen. Mediante ella nos acercamos a nuestros sueños y anhelamos volver a vivir algo que ya fue y que quedó en nuestra retina para siempre.

Nos gusta recrearnos en escenas cinematográficas, siguiendo los pasos de una historia y creando una narrativa visual única, con una atmósfera turbia, en color o en blanco y negro, pero imperfectas y granulosas como rollos de películas antiguas.

Amamos la fotografía porque a través de ella aprendemos el comportamiento de la naturaleza y cómo se mueven los hilos del mundo, pero sobre todo porque nos enseña a emocionarnos y a conocer a las personas, que aun estando tan lejos de nuestro camino, pasan de ser extraños a ser amigos.

Deseamos un mundo mejor en el que exista respeto entre todas las personas, para sentirnos con la libertad de poder ser, hacer y amar lo que cada uno elija. Sentimos la necesidad de amar nuestro planeta cuando estamos delante de un gran océano o en la cima de una montaña, y vemos lo pequeños e insignificantes que somos. Porque al final, la vida es solo un vistazo momentáneo de las maravillas de este inmenso universo, y nosotras queremos conservar eso para siempre a través de nuestras imágenes.

Para nosotras el amor es lo más maravilloso que conocemos porque es la única emoción que transciende al tiempo y al espacio.

“Pero entonces bailaban por las calles como peonzas enloquecidas, y yo vacilaba tras ellos como he estado haciendo toda mi vida mientras sigo a la gente que me interesa, porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas.” On the Road ( Jack Kerouac )

Cerrar Menú